Tres décadas apuntando a las estrellas

f_1475383295

Hace 30 años que el observatorio de Oro Verde es un centro de divulgación de la astronomía. La cúpula fue inaugurada en 1986 en el marco de una excepcional reunión de la comunidad de astrónomos del país.

 

El 25 de septiembre de 1986 llegaron a Paraná astrónomos de varias provincias con el propósito de llevar adelante la reunión anual de la Asociación Argentina de Astronomía. Era una de las pocas veces que la comunidad astronómica se encontraba fuera de Córdoba o La Plata, los centros de estudio tradicionales. La excepción se debía a que el grupo de entusiastas perteneciente a la Asociación Entrerriana de Astronomía había logrado la construcción de un observatorio para la divulgación y la investigación astronómica.

“Fue una jornada memorable donde una organización de aficionados convocó a la comunidad de astrónomos profesionales de la Argentina” recordó Luís Trumper, presidente de la AEA, en diálogo con EL DIARIO.

En aquella ocasión, llegaron 150 investigadores del cosmos. El hecho del momento fue la cercanía del cometa Halley. Muchas de las conferencias estuvieron dedicadas a este fenómeno que se aprecia cada 76 años. A las exposiciones no sólo concurrieron los especialistas sino también un amplio público de interesados.

La sede de los intercambios fue el salón del Círculo Médico. También hubo un acto protocolar en la Casa de Gobierno en el que participó el entonces gobernador Sergio Montiel. El mandatario se había ocupado de otorgar el terreno y los subsidios para que el observatorio pudiera ser montado.
Los esfuerzos para concretar aquel hito habían comenzado un año antes, cuando una delegación de la AEA viajó a La Plata para proponer a la capital entrerriana como la próxima sede de reunión de los astrónomos. Trumper contó que la decisión fue tomada por aclamación de los presentes en aquella convención de 1985.

“Fue un gran orgullo poder organizar la reunión. Obtuvimos críticas muy buenas. No existía la infraestructura de hoy. Tampoco las vías de comunicación”, expresó el presidente de la entidad.
Construcción

La primera cúpula con la que contó el observatorio fue hecha en fibra de vidrio por un artesano de Paraná. El hombre, de apellido Altinger, según recordó Trumper, dominaba el material dado que se dedicaba a fabricar piraguas.

Por otra parte, los cimientos del edificio, ubicado en un predio de la Escuela Alberdi (Oro Verde), fueron cavados por los propios miembros de la AEA.
Así se construyó uno de los primeros observatorios de la Argentina sostenido por amateurs. Desde ese entonces, sin temor a exagerar, decenas de miles de personas han posado su ojo en el telescopio allí instalado para ver la luna, los planetas u otros fenómenos del cielo estrellado.

Además de la posibilidad de observar los objetos celestes, también se ha montado un museo astronómico donde se encuentran meteoritos, partes de la estación espacial Salyut 7, una galería de fotos espaciales e imágenes de Entre Ríos y Paraná tomadas desde un trasbordador espacial.

Además de las actividades de divulgación, los integrantes de la AEA llevan adelante observaciones sistemáticas. Los resultados obtenidos del seguimiento de cometas, planetas o meteoritos, se reportan a un banco de datos y las conclusiones se publican en revistas especializadas. También se practica la astrofotografía.

El estudio del cosmos tiene la singularidad de que especialistas y amateurs mantienen una comunicación fluida ya que unos y otros realizan descubrimientos trascendentes. “El cielo estrellado da muchas oportunidades. Los aficionados también pueden patrullarlo. Por ejemplo, un rosarino que no es profesional descubrió recientemente una supernova (explosión estelar)”, explicó Trumper.
Impacto

Mariano Peter ingresó a la AEA en 1994 y hoy es uno de sus miembros más activos. Su vida cambió el 16 de julio de ese año cuando llegó al observatorio para ver el impacto de un cometa sobre Júpiter. Al ver la cúpula quedó deslumbrado: “Fue amor a primera vista. Yo tenía 16 años y nunca más dejé de ir. Es mi segunda casa. Incluso, la gente me cruza por la calle y me dice ‘chau observatorio’. Debe ser que uno se mimetiza con los lugares donde está”, dijo a esta Hoja.

Entre los momentos más excitantes, Peter recordó la caída de un meteorito en 2008 en Colonia Berduc y la posterior recolección de sus restos para exponer en el referido museo. Entre las vivencias adversas, se refirió a los robos sufridos en las instalaciones que los han llevado al borde de la inactividad.
In memorian

Tanto Trumper como Peter tuvieron palabras de elogio para Carlos Desio, quien fuera presidente de la AEA al momento en que tuvo lugar la inauguración del observatorio. En los diálogos mantenidos para esta nota también hubo recuerdos para Hernán Ortíz y Armando Degani (quien fuera periodista de EL DIARIO), integrantes de la entidad que “ya no están en este mundo”.

Por otra parte, hubo agradecimientos para los municipios de Paraná y Oro Verde y también para el gobierno de Entre Ríos.
Proyectos

En el presente, la AEA está embarcada en varias iniciativas. Por un lado, está abocada a la gestión de subsidios del gobierno de la Provincia para adquirir un nuevo telescopio y cercar la hectárea que ocupan. Por otro, avanzan en la constitución de un parque astronómico. Según contaron los entrevistados, el Municipio niveló un predio del Parque Nuevo donde primero se montará un domo geodésico y luego se levantará un planetario.
Archivos

En su edición del 26 de septiembre de 1986, EL DIARIO contaba la noticia bajo el título “Quedó inaugurado anoche el observatorio de la AEA”. En la nota decía que “La AEA concreta este sueño en su décimo año de intensa vida institucional en la que ha llevado a cabo cursos, viajes, conferencias, reuniones, exposiciones y muchas manifestaciones más de divulgación astronómica en diferentes medios”.

También se anunciaba para esa noche una charla sobre “Desarrollo en la búsqueda de vida extraterrestre” a cargo del doctor F. Colomb. Finalmente, se informaba que aquella reunión llevó el nombre de “Dr. Juan José Nissen”, un astrónomo nacido en Paraná en 1901 y fallecido en 1978. “Fue en vida uno de los astrónomos más brillantes, no sólo de nuestro país, sino también a nivel internacional como investigador y docente” dice el artículo.

Fuente:http://www.eldiario.com.ar/sociedad/tres-deacutecadas-apuntando-a-las-estrellas-1.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*